Viaje espacial: lecciones de estrategia para las empresas

Se cumplen 52 años de la llegada del hombre a la Luna y analizamos las lecciones de estrategia que derivan del viaje espacial, cuando figuras como Richard Branson, Jeff Bezos y Elon Musk tienen sus ojos puestos en la Línea de Karman.

Lecciones de estrategia para las empresas de la viage espacial

Se cumplen 52 años de la llegada del hombre a la Luna y analizamos las lecciones de estrategia que derivan del viaje espacial, precisamente cuando figuras como Richard Branson, Jeff Bezos y Elon Musk tienen sus ojos puestos en la Línea de Karman.

Las empresas exitosas deben tener una estrategia, un propósito, un sueño compartido. Esta visión fue una de las grandes razones que permitió el éxito del Programa Apollo 11 y la llegada del hombre a la Luna el 20 de julio de 1969. Esta inspiración colectiva fue capaz de movilizar a toda una nación en torno al mismo propósito.

Las palabras del presidente John F. Kennedy lograron que los miembros de una organización de más de 400.000 personas sintieran una conexión auténtica con el trabajo que desempeñaban. Así lo revela Andrew Carton, profesor asociado de la Universidad de Pensilvania, quien destaca en su investigación que el programa espacial de la NASA obtuvo resultados gracias al mensaje claro que fue transmitido y a la capacidad de gerenciar con base a metas concretas en un proyecto tan ambicioso.

La carrera espacial: «Elegimos ir a la Luna. No porque sea fácil, sino porque es difícil"

Richard Branson se convirtió recientemente en la primera persona en llegar al espacio a bordo de una nave espacial que financió y ayudó a construir.  «Siempre fui un niño que miraba hacia las estrellas y ahora soy un hombre que mira hacia la Tierra en una nave espacial». Un sueño que duró más de diez años y que enfrentó varios problemas hasta concretarse.

No fueron pocos los percances del programa espacial norteamericano hasta que Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins finalizaran su misión hace poco más de cinco décadas.

Nadie dijo que sería fácil y las organizaciones, deben estar preparadas para el fracaso y ser capaces de lidiar con las incertezas. Algunos objetivos pueden parecer ambiciosos por lo que será necesario crear una cultura de liderazgo basado en el trabajo en equipo, pero también con un propósito.

Funciones diferenciadas, objetivos claros

No importa el tipo de función que se desempeña, el compromiso será la pieza clave. Cada colaborador debe ver en su día a día de forma tangible que trabaja para un proyecto global. Para que esto ocurra, el líder debe encontrar el objetivo central del equipo y motivarle.

El liderazgo debe pensar siempre en grande

La innovación es hoy en día un factor diferencial para todas las empresas. Uno de los más reconocidos anuncios de Apple en los años 90 así lo recoge: «Think Different Aunque algunos los vean como locos, nosotros vemos su genio, porque las personas lo bastante locas como para pensar que pueden cambiar el mundo… son las que lo cambian»

Las empresas pueden soñar con las estrellas. ¿Expandirse nacional o internacionalmente? ¿Lanzar nuevos productos? ¿Implementar nuevas metodologías de trabajo? Todo es posible. Establezca objetivos y plazos, cree planes de acción y trabaje en equipo.

Fomente las oportunidades para todos por igual porque son las competencias las que definen los resultados. El nombre de Wally Funk de 82 años, figura en la historia a partir del 20 de julio de 2021 como la persona con mayor edad en ir al espacio al ser incluida en el vuelo de la empresa Blue Origin, propiedad de Jeff Bezos. Funk habría participado en los años 60 en el programa de entrenamiento de astronautas de la NASA, pero no logró completar su sueño debido a las limitaciones que enfrentaban para la época las mujeres. 

Una última recomendación, lidere con el ejemplo. Al frente de un equipo enfocado en resultados estará siempre un líder dispuesto a asumir responsabilidades.

Prepárese para el cambio

Las organizaciones deben ser los suficientemente ágiles para adaptarse. La NASA sufrió varias reestructuraciones para hacer posible que las respuestas y decisiones fueran más rápidas y hacer realidad el viaje al espacio.

Resulta imposible pensar que las empresas puedan mantenerse estáticas ante los constantes desafíos. En el mundo VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo) solo aquellas que logren anticiparse a los cambios del contexto de negocio e impriman velocidad en los procesos de decisiones, podrá sobrevivir.

Un estudio reciente de la consultora Deloitte señala que los líderes tecnológicos son «precisamente los convocados para servir como líderes cinéticos, centrados en lograr la transformación y garantizar la resiliencia».

La mirada en la Luna: la competencia puede ser positiva

Los competidores pueden ser grandes catalizadores. Una de las principales razones está en la superación constante. Ser cada vez mejores en el desempeño.

Estados Unidos y la Unión Soviética fueron grandes rivales en la carrera espacial, incluso los soviéticos estuvieron en ventaja al convertirse en la primera nación en enviar a un ser humano al espacio. Reto aceptado y superado, los norteamericanos pusieron sus ojos en la Luna. Y es que mientras más fuerte es el competidor, mucho mayor será el esfuerzo y la recompensa.

Richard Branson, Jeff Bezos y Elon Musk disputan ahora la carrera por el turismo espacial y cada una de sus empresas intenta llevar la delantera en un mercado potencial que promete lucros de hasta 10.000 millones de dólares.

El otrora CEO de Amazon asegura que la tecnología desarrollada por su empresa -Blue Origin– permite mayor velocidad y alcanza los 100 km de altitud, precisamente, donde comienza el límite entre la Tierra y el espacio (Línea Karman). El duelo entre competidores indica que Musk – CEO de SpaceX- ha construido una constelación de más de 1500 satélites e incluso planea colonizar el planeta Marte en el año 2050.

Celebre con su equipo

¿Recuerda cuándo fue la última vez que su empresa puso un cohete en órbita y alcanzó la gravedad cero? ¿Celebró con su equipo el éxito alcanzado? Motive, transforme, evolucione, fomente espacios para conmemorar y sus colaboradores serán capaces de desarrollar grandes proyectos.

 

Andrew Carton agrega que las visiones más inspiradoras y concretas son aquellas que permiten visualizar los resultados: «Bill Gates imaginó un computador en cada mesa y en cada casa y Henry Ford conceptualizó un carro para las grandes multitudes que las personas pudiesen disfrutar por horas de placer». Y para su empresa, ¿ya pensó en una visión más desafiante para sus colaboradores?

Esta página web requiere un navegador más actualizado para obtener la apariencia y usabilidad requeridas.

Para disponer de la mejor experiencia y conocer PHC Software y sus productos, debes acceder a través de otro navegador más reciente como Google Chrome, Firefox o Safari.